Miembros de la UE fuera de la Eurozona:

Miembros de la UE fuera de la Eurozona:

Suecia no tiene una salida formal de la unión monetaria (la tercera etapa de la EMU) y por lo tanto debe, al menos en teoría, adoptar el euro en algún momento. Sin embargo, el 14 de septiembre de 2003, un referendum interno sobre su adopción la rechazó. El gobierno sueco ha argumentado que tal línea de acción es posible debido a que uno de los requisitos para formar parte de la Eurozona consiste en haber pertenecido previamente durante dos años al ERM. Eligiendo simplemente quedar fuera del mecanismo del tipo de cambio, el gobierno sueco tiene una salida formal de la adopción del euro. Los grandes partidos suecos siguen creyendo que la adopción del euro sería de interés para la nación.
El Reino Unido no tiene planes actualmente para adoptar el euro. Euroescépticos británicos creen que una única moneda es meramente un paso para la formación de un superestado europeo unificado y que suprimir la capacidad británica de determinar sus propias tasas de interés tendría efectos dramáticos en su economía. La opinión contraria es que debido a que las exportaciones intraeuropeas representan el 60% del total de las británicas, se reduce el riesgo producido por las tasas de cambio. Un interesante paralelismo pueden ser las discusiones del siglo XIX concernientes a que el Reino Unido se uniera a la Unión Monetaria Latina. El gobierno británico ha establecido cinco pruebas económicas que deben ser pasadas antes de que pueda recomendar la adopción del euro. Asesoró estas pruebas en octubre de 1997 y junio de 2003 y decidió en ambas ocasiones que no todas habían sido aprobadas. Los 3 principales partidos políticos británicos han prometido convocar a un referéndum antes de unirse al euro y las encuestas muestran consistentemente una oposición a unirse al mismo por parte de mayoría del pueblo.
Dinamarca negoció un número de cláusulas de salida del Tratado de la Unión Europea después de que fuera rechazado en un primer referéndum (a saber, Dinamarca obtuvo una salida de defensa conjunta, moneda común, cooperación judicial y ciudadanía europea). El tratado modificado fue aceptado en otro referéndum un año después del primero. En el 2000, otro referéndum fue llevado a cabo en Dinamarca sobre el euro; una vez más, la población decidió por el momento permanecer fuera de la eurozona. Sin embargo, políticos daneses han sugerido que puede reabrirse el debate sobre la abolición de las cuatro cláusulas de salida en los próximos años. Además, Dinamarca ha ligado su corona al euro (1 € = DKr7.460,38 ± 2,25%) algo que Suecia no ha hecho.
Los 10 miembros que se adhirieron en 2004 a la UE tienen como requerimiento, por los tratados que les permitieron ingresar, acabar adoptando el euro en un futuro. Chipre, Malta, Eslovenia, Eslovaquia, Estonia (las cinco ya en la zona euro), Letonia y Lituania ya se han unido a Dinamarca en el Mecanismo Europeo del Tipo de Cambio (ERM). Se establecieron unas fechas en que estos estados debían ir cumpliendo la tercera etapa de la Unión económica y monetaria de la UE (EMU): 1 de enero de 2007 para Eslovenia, Lituania y Estonia; 1 de enero de 2008 para Chipre y Malta; 2008 para Letonia; 2009 para Eslovaquia; 2010 y más tarde para República Checa, Polonia y Hungría.
La realidad está siendo distinta: como ya se ha indicado, en 2007 sólo Eslovenia adoptó el euro, en 2008 Chipre y Malta, en 2009 Eslovaquia y en 2011 Estonia.

Deja una respuesta